Publicada en

La vida de Warren Buffett, el mejor inversor de la historia

La evolución de Warren Buffett

Hemos hablado de Warren Buffett en este blog en muchas ocasiones, centrándonos principalmente en su estilo de estilo de inversión. No obstante, para entender mejor cómo se forjó esta leyenda de la inversión en bolsa, es necesario hacer un recorrido más profundo a través de todo su periodo vital, desde su infancia hasta la actualidad.

En este artículo haremos un extenso repaso de la vida de Warren Buffett para entender cómo un joven procedente de una pequeña ciudad del Medio Oeste norteamericano llegó a convertirse en el mejor inversor de la historia.

La infancia y adolescencia de Warren Buffett en Omaha

Infancia y adolescencia de Warren Buffett

Warren Buffett nació en Omaha, Nebraska, el 30 de agosto de 1930. Curiosamente, su nacimiento tuvo lugar durante los inicios de la Gran Depresión, siendo concebido poco después del famoso Crac del 29.

Al año siguiente de su nacimiento, su padre, que trabajaba como corredor de bolsa, perdió su empleo y sus ahorros se habían esfumado. Los primeros seis años de la vida de Warren le afectaron mucho, debido a la falta de dinero. Sin embargo, esta situación le motivó a querer ser rico, y no había día en su infancia que no imaginara el momento de serlo. Afortunadamente, a esa misma edad, la familia Buffett comenzó a vivir mejor.

El Oráculo de Omaha fue el segundo hijo de tres, y el único varón. Su padre fue una gran influencia para él, pues le enseñó el mundo de la Bolsa, aunque no compartía la misma pasión que el pequeño Warren sobre los números y hacer dinero. Esto sería una constante en los años de la infancia de Buffett, ya que era un emprendedor nato. Cuando tenía cinco años, vendía chicles en su vecindario. Después de ello, comenzó a vender limonada, pero esta vez en la calle de uno de sus mejores amigos, ya que ésta tenía más tráfico peatonal. Durante los veranos, él y su amigo Russell trabajaban cargando palos de golf, cobrando 3$ al día.

A los diez años comenzó a seguir los precios de las cotizaciones por su cuenta en su casa. A los once, hizo su primera inversión en Bolsa, la compra de tres acciones preferentes de Cities Service Company para él y tres para su hermana, a un precio de US$38 por acción. La acción cayó a US$27 y luego subió a US$40, donde Warren vendió e hizo su primer beneficio. Poco después la cotización llegó a US$200. En esta operación aprendió una valiosa lección sobre la importancia de la paciencia a la hora de invertir para no vender antes de tiempo.

Foto del joven Warren Buffett (izquierda) con su familia
Foto del joven Warren Buffett (izquierda) con sus padres y hermanas

En 1942 y después de cerrar su firma de corretaje, el padre de Warren decidió dedicarse a la política, logrando ganar unas elecciones como congresista por el Partido Republicano. La familia Buffett tenía que mudarse a Washington, pero el pequeño Warren no estaba nada contento. No tenía nada que hacer allá. Durante su corta estadía en Washington, realizó su primera declaración tributaria, a la edad de trece años. Comenzó repartiendo el Washington Post, para después ser repartidor de otros periódicos competidores. Decía que, si un ciudadano no estaba contento con el Washington Post, se iría con la competencia más cercana. Con el negocio de las rutas de repartición, logró ingresar US$175 mensuales, ahorrando todo. A la edad de catorce, invirtió US$1,200 en acres de tierra de cultivo en Nebraska. Después de un tiempo de vivir en la capital del país de las barras y las estrellas, decidió regresarse a Omaha a vivir con su abuelo. Además de terminar la escuela, Warren trabajaba en la tienda del abuelo Buffett. Tampoco le agradaba mucho, pero respetaba mucho la ética y el trabajo duro de su abuelo.

Antes de ingresar a la universidad, junto con un amigo, establecieron una máquina de pinball en una barbería. Al mes tenían tres máquinas en diferentes barberías, para luego pasar a siete. Ganaban US$50 semanales. Y si alguna de las máquinas se descomponía, el amigo de Warren las reparaba. Además de su negocio próspero, se dedicaba a leer las tablas cotizaciones de las acciones. Ya estaba pensando en cursar una carrera en inversiones. Su pasión era tanta, que realizó un corto en AT&T, por el simple hecho de que sus profesores poseían acciones de la compañía telefónica.

Al graduarse, su padre le recomendó aplicar para The Wharton School. Buffett no quería, ya que ganaba mucho con su negocio de las rutas de repartición y de las máquinas de pinball. Sin embargo, al final hizo caso a su padre, aplicando para esta universidad y vendiendo sus negocios. No obstante, su estadía en Wharton fue un fracaso, ya que sentía que sus profesores no podían enseñarle más sobre inversiones, por lo que prefirió pasar todo el tiempo en firmas de corretaje siguiendo de cerca diversas acciones.

No era un alumno sociable, ni siquiera en las fiestas, donde la mayoría de chicos se divertía con alcohol y chicas, Warren prefería entretener a los demás mediante charlas de inversiones y economía. A los dos años decide abandonar Wharton y regresar a Omaha, matriculándose en la Universidad de Nebraska.

El alumno privilegiado de Benjamin Graham

Intentó realizar su MBA en la Escuela de Negocios de Harvard, pero fue rechazado. Luego mediante un amigo, se dio cuenta que Benjamin Graham enseñaba en la Universidad de Columbia. Buffett ya estaba familiarizado con él, pues recientemente había aprendido los fundamentos del value investing a través de su libro El Inversor Inteligente, la obra más popular de Graham. Warren estaba muy entusiasmado ya que iba a aprender directamente del padre del value investing.

Fue el más joven de su clase con Graham. Era muy participativo, entusiasta y siempre tenía algo que decir, a diferencia de los otros alumnos. Era el alumno prodigio de Graham, llevándolo a ser el único alumno al que Ben otorgó un A+, la máxima calificación posible. Gracias a las enseñanzas de Ben, Warren pudo conocer a otros inversores value legendarios, como Walter Schloss -quien trabajaba con Graham-, Tom Knapp -fundador de la firma value Tweedy, Browne y William Ruane – fundador del actual Sequoia Fund-.  Ambos aprendices de Graham.

Cuando Buffett se graduó de su MBA en 1951, tanto su mentor como su padre le recomendaron no meterse a la inversión en Bolsa, pero Warren quería trabajar gratis con Ben, este último rechazándolo por no ser judío. Triste por la decisión de su mentor, Warren regresó a Omaha para comenzar una nueva aventura: la conquista de su futura compañera de vida.

Enamorado de Susie Thompson, Warren comenzó a intentar conquistarla. Sin éxito, ya que el interés por él era nulo, decidió mejor conquistar a su futuro suegro. Después de un año, logró seducirla y se casaron. La pareja estaba lista para iniciar una familia.

Warren Buffett con su mujer Sussie y sus 3 hijos
Warren Buffett con su mujer Sussie y sus 3 hijos

Buffett trabajó en la nueva firma de corretaje de su padre, donde vendía recomendaciones de acciones. No estaba feliz con su trabajo, ya que no era un gran vendedor y su verdadera pasión estaba en el análisis.

A pesar de ello, el joven Warren decidió inscribirse en un curso para poder hablar en público, curso impartido por Dale Carnegie, un reconocido autor y orador sobre autoayuda. Actualmente, Warren mantiene el diploma del curso en los pasillos de las oficinas corporativas de Berkshire, ya que para él tiene mucha más importancia que sus diplomas universitarios.

Recién terminado su curso para hablar en público, comenzó a dar una clase de análisis de valores por las noches en la Universidad de Omaha. A diferencia de Graham, Warren no daba consejos de acciones para invertir. Todo era secreto para los demás, pero no para él. Esto mismo lo aplicó años más tardes cuando gestionaba su primer vehículo de inversión, donde sus cartas anuales no eran públicas y las compras que realizaban eran a street name. No quería que nadie supiera en qué estaba invirtiendo.

De Graham-Newmann Partnership a Berkshire Hathaway

Llegó 1954 y Graham llamó a Warren ofreciéndole un puesto en Graham-Newman. Warren aceptó al instante. Pero pronto su máximo deseo de trabajar con su ídolo y mentor se convirtió en una pesadilla, pues el joven Buffett comenzó a sentirse frustrado debido a las reglas estrictas de Graham. En primer lugar, Graham-Newman era un fondo pequeño, lo cual no podía invertir en grandes compañías. En segundo lugar, el objetivo principal era no perder dinero, no ganarlo. En tercer lugar, Graham pedía a sus inversores que retiraran su capital.  En último lugar y tal vez el más impactante para Warren, es que Graham se apegaba demasiado a su criterio de inversión, rechazando sus ideas de invertir en otro tipo de compañías que no fuesen cigar butts. Para 1956, Graham cerró su firma y se retiró del mundo profesional de las inversiones. Una vez más, Warren regresó a Omaha.

Una vez establecido nuevamente en su ciudad natal, el Oráculo de Omaha tenía muy claro que ya no trabajaría para nadie más. Así que, a sus 26 años, decidió abrir su propia sociedad de inversiones, la cual contó con un capital inicial de 105.100 dólares, provenientes de siete socios -la mayoría amigos y familiares-; y 100$ de Warren. Buffett Associates era gestionado desde su habitación, y sus reglas de operación eran sencillas; no permitía a sus socios retirar o ingresar nuevo capital hasta el 31 de diciembre y tampoco les decía en qué invertía. ¿Cómo ganaba dinero? No cobraba honorarios mensuales, pero sí se quedaba con un 25% de las ganancias que superasen el 6% anual. ¿El estilo de inversión? Al igual que en Graham-Newman, Buffett utilizaba un value investing clásico, invirtiendo en cigar butts, situaciones de arbitraje y workouts -o situaciones especiales-.

Era 1958 y la familia Buffett esperaba al tercer y último hijo, por lo que mudarse a una casa más grande era necesario. Ese mismo año compró la casa en la que sigue viviendo en la actualidad, por una cantidad de 31.500$ (aproximadamente 265.000$ en la actualidad). La casa está situada en Farnam Street, la misma calle en la que Berkshire Hathaway tiene su sede.

La casa de Warren Buffett en Farnam Street
La casa de Warren Buffett en Farnam Street

Trabajando desde casa, en playera y calzado deportivo, Warren tuvo problemas para levantar más capital, pero poco a poco estos problemas se desvanecían. En 1961 realiza su primera gran inversión en una compañía manufacturera de productos para granjas, Dempster Mill. Era una inversión típica grahamniana. Adquiriendo un control importante sobre la empresa, Warren pidió por cambios importantes para que regresara a ser rentable. Como la inversión en Dempster Mill no rendía frutos, Warren pidió consejo a Munger, quien conoció en 1959. Este le presentó a un amigo que al final fue contratado para hacer el trabajo que Warren no pudo: recortar gastos, cerrar plantas y liquidar el inventario. Todo el efectivo iba a manos de Warren para invertir en otros activos. Pero esto no resultó tan bien, ya que se tuvieron que despedir a poco más de cien empleados, cosa que a Warren no le gustó mucho ya que fue fuertemente criticado y conocido como un liquidador. Se prometió a sí mismo que nunca más haría algo así. En 1963 vendió a Dempster Mill, generando 2,3 millones de dólares para su sociedad.

Pero Warren era un hombre obsesionado con números y las inversiones. Y esto le trajo dificultades en su familia. Era sumamente dependiente de Susie -su esposa-: ella cuidaba a los niños, pagaba las cuentas y se encargaba prácticamente de todo en la familia. Warren tomó la figura materna que le hizo falta en su esposa. Tampoco era un padre muy expresivo. En ocasiones, los sábados llevaba a sus tres hijos a su oficina, donde jugaba con ellos y los ayudaba con su tarea. Pero no era un padre que dejara ver sus emociones. Y aunque era un poco más cariñoso con su hija -Susie-, sus dos hijos varones se sentían rechazados por él. “Es la misma cualidad (la falta de demostrar sus emociones) que lo hace un excelente inversor.” Comentó su hijo mayor Howard en la biografía Buffett (Random House, 2008).

Para 1962, Buffett Associates ya gestionaba 7,2 millones de dólares, siendo un millón de Warren. De siete socios originales pasó a tener noventa, de todas partes del país norteamericano. Ese mismo año se mudó a Kiewit Plaza y comenzó a invertir en Berkshire Hathaway, su actual vehículo de inversión y el conglomerado más grande de la actualidad. En 1966 cierra su sociedad a nuevos inversores debido a que no encontraba inversiones nuevas y en parte porque la ley no le permitía tener más de noventa y nueve socios. Para 1967 ya tenía control mayoritario sobre Berkshire, pero en vez de reinvertir en la empresa textil -era un negocio sumamente mediocre-, Warren utilizó el efectivo para invertir en compañías financieras -bancos y aseguradoras-. En la actualidad, Warren afirma que Berkshire Hathaway ha sido su peor inversión.

En 1970 cierra definitivamente su sociedad y se vuelve presidente de Berkshire Hathaway. Fue la primera vez que escribió la carta a los accionistas. Una vez más sin un trabajo a tiempo completo, Warren decidió involucrarse un poco en la política, apoyando a diversos candidatos demócratas. Susie, su esposa, que era una activista de los derechos civiles, convenció a Warren de iniciar una fundación, donde otorgaban cincuenta becas anuales a estudiantes afroamericanos. Incluso invirtió una módica cantidad en bancos comunitarios para afroamericanos, pero no fue una inversión que le haya rendido frutos y la abandonó inmediatamente.

Warren Buffett y Charlie Munger, un amor a primera vista

Warren Buffett y Charlie Munger
Warren Buffett y Charlie Munger

Warren pasaba todo el día leyendo informes anuales, publicaciones sobre negocios y hablando por teléfono. Era el trabajo perfecto para él, pero también era algo muy solitario, pues la mayoría de veces almorzaba solo y sin salir de su oficina. Una de las personas con las que hablaba tanto por teléfono, era un amigo y asesor, Charlie Munger. En aquel entonces, Munger era un abogado, pero era un amante de los negocios y las inversiones y esta pasión fue amor a primera vista entre él y Warren. Ese mismo año, Munger ya gestionaba su propia sociedad de inversiones.

El Oráculo estaba cambiando su perspectiva de invertir. Se estaba fijando en otros aspectos importantes, como la calidad del negocio y su marca. Esto gracias a la influencia de Munger y de Phillip Fisher, quien era un gestor poco reconocido. Esta perspectiva lo llevó a invertir en American Express, que en aquel entonces estaba pasando por un problema debido al “Escándalo del Aceite de Ensalada”. Sin embargo, Buffett se dio cuenta que esto no afectaba el renombre a nivel mundial de la compañía financiera.

A principios de la década de los setenta, Warren y Munger comenzaron a adquirir dos compañías californianas con excelente calidad y marca, Blue Chip Stamps y See’s Candy Shop. En 1973 invirtieron en otra empresa californiana, Wesco Financial. Para 1974, la SEC (Securities Exchange Comission) comenzó un caso en contra de Buffett y Munger, específicamente en el caso de la inversión que realizaron en Wesco Financial a través de Blue Chip Stamps. Para 1976 el caso fue cerrado, concluyendo que no se realizó actividad ilegal alguna en la adquisición del banco californiano.

Objetivo: convertirse en el mejor inversor de la historia

Durante 1971-1972, Graham preguntó a Warren si estaba dispuesto a ser co-autor en una nueva edición de El Inversor Inteligente. Buffett declinó debido a que Graham no le permitió escribir un capítulo sobre cómo encontrar empresas maravillosas, así que solo colaboró con el prefacio.

En 1973 Warren comenzó a invertir en The Washington Post, el periódico que repartía en su juventud. Ahí fue cuando comenzó una relación profesional con su presidenta, Katherine Graham, a la cual le enseñaba todo lo que él sabía sobre finanzas. En 1974 se volvió el director de la compañía de medios. Debido a la crisis energética, inflacionaria y de altas tasas de interés que vivía el país en la década, Warren también comenzó a invertir en otras compañías de periódicos y en agencias publicitarias, debido a que sus costos eran minúsculos, a diferencia de aquellas compañías que necesitaban grandes cantidades de capital para operar.

En 1977 la esposa de Warren viendo que su vida se desperdiciaba, decidió dejarlo y mudarse para San Francisco. Era de esperar, pues el matrimonio ya no pasaba mucho tiempo juntos. Aunque no se divorciaron, la pareja seguía viajando y pasando las vacaciones junto con el resto de la familia. Esto fue un golpe muy duro para Warren. Incluso pensó en mudarse a California para estar cerca de su familia, pero estaba tan acostumbrado a su rutina diaria y a su vida, que jamás lo hizo. Al poco tiempo, Warren comenzó a salir con otra mujer, Astrid, recomendada por Sussie, de la que era amiga íntima. Astrid es su actual esposa y siguen juntos a día de hoy.

La década de los ochenta fue clave para la fortuna personal y el éxito de Berkshire Hathaway. Buffett y Munger invirtieron en todo tipo de negocios: mineras, aseguradoras, retailers, medios de comunicación, tabaco, etc. En 1983, Warren compró Nebraska Furniture Mart a su dueña, la Señora B. una mujer que le recordaba a su abuelo, por trabajadora y ética.

Además de cambiar de esposa, Warren también cambió de bebida favorita, abandonando Pepsi por la nueva Cherry Coke, la misma bebida que se puede apreciar en cada asamblea anual de Berkshire. Por cierto, durante los ochenta, la asamblea anual de Berkshire pasó de ser en un restaurante a un evento donde llegaban miles de seguidores para escuchar por horas a Buffett y Munger.

Buffett bebiendo Cherry Coke
Buffett bebiendo Cherry Coke

A pesar de la famosa charla de Los Superinversores de Graham & Doddsville, la Escuela de Negocios de Columbia comenzó a adoptar la moda de la Teoría de los Mercados Eficientes, por lo que Buffett rechazó donar su tiempo y dinero a la universidad por adoptar las teorías académicas de Eugene Fama. Sin embargo, viendo que no se podía luchar contra el Oráculo de Omaha, la universidad decidió dedicarse exclusivamente a las enseñanzas de Graham y Dodd en las clases impartidas por Bruce Greenwald.

Durante el Lunes Negro de 1987, Buffett perdió US$342 millones de su fortuna personal, aunque no tardaría en recuperarlos y salir reforzado de este nuevo bache. Para el año siguiente, viendo que Coca-Cola atravesaba por muchos problemas -entre ellos el gran fracaso de la New Coke-, adquirió el 7% de la empresa. Durante estos años se convirtió en una persona muy popular, ampliando su círculo de amigos a políticos, estrellas de cine, empresarios, periodistas, etc. Durante esta época, Warren Buffett ya era conocido en todo el país como “El Oráculo de Omaha”.

La rentabilidad de Warren Buffett comparada con el S&P500
La rentabilidad de Warren Buffett comparada con el S&P500

A comienzo de los noventa sucedió otra controversia para Warren. Al poseer el 12% de interés en Salomon Brothers -un banco mercante-, Buffett como presidente interino, tuvo que ponerse enfrente del Tesoro de los EE.UU. La razón se debió a que un trader del banco quebró las reglas emitidas por el Tesoro. Con el boom de las empresas tecnológicas basadas en la Nueva Economía, el Oráculo de Omaha fue acusado de “perder su toque” por no invertir en estas compañías. En el 2002 fue nombrado el mejor money manager del siglo XX, dejando a Peter Lynch y John Templeton atrás. Al reventar la Burbuja Punto Com en 2001, Warren fue recibido como todo un dios. Buffett habría logrado su objetivo, convertirse en el hombre más rico del mundo y el mejor inversor de la historia.

La vida de Warren Buffett en la actualidad

Obama entegándole la Medalla Presicencial de la Libertad a Warren Buffett
Obama entegándole la Medalla Presicencial de la Libertad a Warren Buffett

En 2004, fallece de cáncer su ex esposa, Susie Buffett. Ese mismo año Bill Gates, quien lleva años siendo amigo de Warren, es elegido para forma parte de la junta directiva de Berkshire. Siguiendo los pasos de décadas atrás, en 2006 Warren anuncia que donará el 99% de su fortuna a varias fundaciones familiares y a la Fundación de Bill y Melinda Gates, siendo el acto caritativo más grande de la historia de los EE.UU. En 2007 anuncia a sus accionistas que está buscando un joven sucesor que siga llevando el bueno camino del conglomerado. En 2010 junto con Bill Gates, fundan la campaña The Giving Pledge, la cual tiene como objetivo reclutar más multimillonarios para donar sus fortunas.

Warren Buffett con el matrimonio Gates, creadores de The Giving Pledge
Warren Buffett con el matrimonio Gates, creadores de The Giving Pledge

En 2012 los seguidores del Oráculo de Omaha temblaron de miedo, Buffett había sido diagnosticado con cáncer. Ese mismo año, logró curarse de esta temible enfermedad.

En la actualidad, se puede apreciar a Warren apareciendo en más medios y apoyando causas filantrópicas. Además de pasar su tiempo libre jugando al brigde, también escribe cartas a sus amistades. Recientemente, ha aparecido en un documental que sigue su vida personal, más que su vida como inversor.

Esperemos tener más años al Oráculo de Omaha, enseñándonos a ser más precavidos y disfrutar cada momento que podamos de la vida.

15 comentarios en “La vida de Warren Buffett, el mejor inversor de la historia

  1. […] La vida de Warren Buffett, el mejor inversor de la historia […]

  2. Muy ilustrativo y todo un ejemplo a seguir. Ojala pueda asistir algún día a la reunión anual de Omaha.

    1. Hola Aritz.

      Gracias por tu comentario. Para la reunión de Omaha igual hay que organizar un viaje el año que viene, que yo también tengo ganas de volver. 😉

      Un saludo.

  3. Excelente articulo, es motivante conocer su historia, buen trabajo! Gracias por compatir

    1. Gracias a ti por tu comentario, Carlos.

      Un saludo.

  4. Un ejemplo vivo de que lo único que funciona es la inversión a largo y la diversificación. Ojalá aprenda más de uno metido a treider.

    1. Totalmente de acuerdo. 😉

      Un saludo.

  5. Enhorabuena por el artículo, Ezra.

  6. Todo un ejemplo de como dedicar tu vida a luchar por conseguir tu meta…y conseguirla!!

    1. Totalmente de acuerdo, Ramón.

      Un saludo.

  7. Muy buen artículo….Pero cuando leo sobre Buffet siempre me queda la duda de donde sacaba y saca el dinero para invertirlo. por ejemplo. Cuando compró el 7,% de Coca de donde salio el dinero?? De otras acciones que vendió, de sus inversores, si es que seguía administrando un fondo, pidió un préstamo, tenía efectivo??
    Siempre tengo esa duda porque los inicios deben haber sido duros…T dejo tarea Ezra para que hagas un post si está a tu alcance
    Saludos

    1. Perdón Paco, me confundí con Ezra saludos

  8. No acabo de entender porque a este hombre no le acaban de dar el premio Nobel de economía. Ah, sí, ya lo entiendo, la inversión en Bolsa está mal vista por determinados colectivos.

    1. Hola Luis María.

      Los premios Nobel suelen repartirse entre académicos. Buffett no es un teórico, sino que ha sabido llevar la teoría que aprendió de Benjamin Graham a la práctica de forma magistral. Dicho esto, estoy de acuerdo en que la bolsa está mal vista por algunos colectivos a a día de hoy.

      Un saludo.

  9. […] poco analizamos en detalle la vida de Warren Buffett, el mejor inversor de la historia. Tras convertirse en un auténtico mito, cada frase del Oráculo de Omaha es analizada en detalle. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *