Publicada en

El Sistema Público de Pensiones: Un esquema Ponzi socialmente tolerado

El sistema público de pensiones y Madofff

En unos de los últimos artículos publicados en el blog hablamos de Bernie Madoff, el Mago de las Mentiras. En él, Eloy Fernández Bretones nos explicó cómo este supuesto gurú de las finanzas logró estafar decenas de miles de millones a través de una estafa piramidal. En este artículo explicará un ejemplo real de estafa piramidal o esquema Ponzi que nos afecta a todos, el Sistema Público de Pensiones en España.

Un esquema Ponzi socialmente tolerado

Tras conocer cómo actuaba el mago de las mentiras, cualquier persona con un mínimo de empatía y sentido común concluirá que la estafa de Bernie Madoff es una “golfada” inaceptable y que sus artífices tenían que ser castigados con todo el peso de la Ley. Pero si a esas mismas personas les preguntamos, dentro de un planteamiento ético y moral, por el Sistema Público de Pensiones, la cosa cambia. Excepto dignas y gracias a Dios cada vez más excepciones, la mayoría de personas valorarán positivamente el esfuerzo que hoy día hace el común de los ciudadanos por mantener dicho sistema, y colocarán al sacrosanto estado como garante y salvaguarda de los ahorros de los ciudadanos.

Así funciona el Sistema Público de Pensiones

El sistema público de pensiones funciona exactamente igual que la estafa perpetrada por Madoff. Capta a partícipes (o mejor dicho, los obliga), para aportar un dinero con el cual pagar a antiguos partícipes. El esquema es un reloj cuando por algún medio la base se hace ancha y la cúspide se estrecha, pero se vierte en insostenible cuando el sistema ya no es capaz de incorporar nuevos participantes para poder pagar a los antiguos

Evolución de la pirámide de población en España
Evolución de la pirámide de población en España

Por ejemplo, en el caso de las pensiones públicas, una demografía dinámica, con altos índices de natalidad y una esperanza de vida baja hará que el sistema, más allá de planteamientos éticos, sea sostenible. Pero cuando la situación es la contraria y las personas empiezan a aportar cada vez más tarde y a percibir cada vez más temprano con una mortalidad cada vez más reducida, el fracaso está asegurado.

¿Qué es lo que diferencia a la estafa de Madoff con la de la Seguridad Social?

Principalmente, que la de la Seguridad Social es una estafa visible, pero de la que es imposible escapar. En cambio, la de Madoff es una estafa que era muy difícil de detectar o imaginar, pero en la cual se entraba por voluntad propia. Uno metía su dinero en el que se presuponía un gran vehículo de inversión y no sospechaba que todo fuera tramoya y atrezzo. Dicho de otro modo, en Madoff hubo multitud de estafados, entre ellos modestos ahorradores, empresarios, bancos y firmas de inversión de todo el mundo. Esto es trágico, pero en la estafa del Sistema Público De Pensiones estamos todos, no hay elección, no hay oportunidad a evitar el engaño. Es un engaño de partida y todos participamos.

Algunos conscientes de la gravedad de cómo se articula el mecanismo que hace “funcionar” el sistema, otros simplemente ajenos o incluso complacientes, pero todos formamos parte de él queramos o no. Pero aún hay una diferencia más notoria y a mi juicio determinante: el Sistema Público De Pensiones es una estafa aceptada socialmente. Si no lo estuviera, los políticos, que son compradores de votos, ya hubieran tumbado el sistema. Al menos lo habrían modificado sustancialmente.

El Sistema Público de Pensiones, un esquema Ponzi impuesto por Ley

El Sistema Público de Pensiones, ni más ni menos, es un esquema piramidal como cualquier otro, pero patrocinado por el estado y por tanto hecho y concebido para el “bien común”.

Como último dato al respecto, decir que el fraude de Madoff supuso 55.000 millones de dólares. El estado español gastará este año en pensiones 140.000 millones de euros, un 3,1% más que el año pasado. Esto convierta a España en uno de los países que destinan mayor porcentaje de su PIB a las pensiones. Es una cifra y un porcentaje que no ha dejado de crecer y que todo apunta a que lo seguirá haciendo los próximos años. Además, la población en edad de aportar se reduce y los beneficiarios, y la esperanza de vida consecuencia del bienestar y el progreso que nos brinda el mercado, aumentan.

Juzguen ustedes mismos.

6 comentarios en “El Sistema Público de Pensiones: Un esquema Ponzi socialmente tolerado

  1. Muy bueno Paco.
    A ver si poco a poco la sociedad se va concienciando de lo que es y a lo que vamos encaminados con este tipo de sistema de reparto…
    Aun sigo oyendo el tipico comentario de asi por lo menos cotizo para la jubilación…
    Gran artículo, si señor.
    Un saludo

    1. Hola Víctor.

      Muchas gracias, pero el mérito no es mío, sino que es de Eloy. 😉

      Un saludo.

      1. Paco, este es el objetivo de la estafa de las pensiones públicas: tener una herramienta para poder manipular el voto de millones de personas utilizando la demagogia. Si los jubilados no hubieran sido víctimas de esta estafa piramidal, sus ingresos serían muy superiores a los actuales, y además no dependerían de la firma de un político. Evidentemente, esto sería muchísimo mejor para los ciudadanos, y muchísimo peor para los políticos.
        Muy interesante el libro de Gregorio Hernández “Pensiones Públicas. La esclavitud de nuestra época”.

        Un saludo.

        1. Hola Luis.

          Como bien dices, los ciudadanos ahora estamos, como se suele decir, “cojidos por los cojones”. Creo que no hay forma más gráfica de expresarlo. Lo único que nos queda es ser conscientes de esto y prepararnos para cuando esta estafa piramidal o esquema Ponzi salte por los aires.

          Gracias por la recomendación del libro. 😉

          Un saludo.

  2. Pues la solución es muy sencilla para los que somos podomitas;
    1º) Abrir nuestras frontera a los emigrantes y residencia permanente para los que encuentren trabajo en dos o tres años o que vengan ya con un contrato de trabajo.
    2º) Los emigrantes africanos, asiáticos y sudamericanos por sus costumbres y su religión tienen muchos más hijos que los europeos que no estamos por la labor.
    Se acabo la Europa blanca, a partir de ahora, todos “cafe con leche”.

    OTRA SOLUCIÓN, para los que tienen problemas con la “cafeina”.
    – Alargar la edad de jubilación. Si hasta ahora, al gente se jubilaba a los 65 años porque la esperanza de vida era los 70 años. Si la esperanza de vida se alarga a los 80 años, la jubilación debe ser a los 72 ó 75 años. Son matemática de primaria. Decirles a vuestros hijos cuando salgan del colegio que os lo explique.
    El Estado del Bien Estar es TODO, ok. mayor esperanza de vida, disfrutándola con mayor calidad. ¡No tengamos morro! El Estado del Bien Estar, no te pide nada, que no pidiera antes a nuestros padre, abuelos o bisabuelos, trabajar la misma proporción de años que ellos, en relación a tu esperanza de vida actual, EXACTAMENTE IGUAL. Y todo seguirá mejorando, creerme; ellos no disfrutaron de universidades publicas, sanidad publica, Rentas de garantía de ingresos, ayudas de emergencia social, VPO, alquileres sociales… TU SI. Y tus hijos, aunque se jubilen a los 80 u 85 años, mas todavía.

    CONCLUSION;
    Yo me iría haciendo a la idea se ser “café con leche”. En África o Asia, la natalidad es altísimo y en Europa estamos el crecimiento cero. Poniendo barreras o no, los vamos a tener aquí, mas pronto que tarde. ¿Tenéis en menta las tiendas y restaurantes de los chinos en España por ejemplo? Yo vivo en el País Vasco, solo con que vendrían el 0,15% de los chinos a mi región, ya nos habrían superado con creces a los que somos ancestrales “vasquitos”.

  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Paco!. La Seguridad Social es un auténtico fraude para la ciudadanía, basada en el sistema de reparto.
    El sistema de capitalización, establecido en gran número de países como es el caso de Chile, ha sido un paso muy importante en la buena dirección. Nuestro estado del bienestar quebró hace tiempo, sólo hay que fijarse en las cifras de deuda pública y déficit año tras año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *